CONCLUSIONES

  • Es un tratamiento que debe ser realizado por médicos y personal sanitario cualificado.
  • El proceso tiene fecha de caducidad, es decir debe aplicarse tan pronto se active, de lo contrario el PRFC se desnaturaliza y pierde sus propiedades.
  • El resultado final es la obtención de plasma rico en factores de crecimiento que tiene coloración amarillenta exenta de leucocitos y hematíes aunque hay autores que prefieren la presencia de leucocitos para determinadas enfermedades.
  • Debe aplicarse la fracción más rica en factores de crecimiento, que es la que esta inmediatamente encima de la serie roja, sino se estaría administrando un plasma pobre en factores de crecimiento, no logrando los beneficios terapéuticos esperados.
  • El efecto regenerativo del PRFC se ve potenciado cuando se combina con la ozonoterapia.
  • Recomendamos la combinación de ondas de choque electromagnéticas y PRFC, con lo cual hemos obtenidos excelentes resultados.

A partir de la experiencia clínica obtenida según las patologías tratadas por diferentes médicos (lesiones óseas, musculo-tendinosas, ulceras, injertos cutáneos), y nuestra modesta experiencia en los primeros pacientes tratados podemos pronosticar que la aplicación de PRFC se ha convertido en uno de los pilares fundamentales para tratar lesiones tanto degenerativas como traumáticas. Preferimos la combinación de PRFC con Ondas de choque electromagnéticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *